Coronavirus en la Argentina: el presidente decidió que la cuarentena obligatoria continuará hasta el 26 de abril inclusive

Alberto Fernández volvió a privilegiar a la salud pública frente a la situación económica. Sólo incluirá en el nuevo DNU al sistema bancario y a ciertas actividades productivas menores y no descarta añadir más días de confinamiento si la curva de la pandemia no se aplana en número de contagiados y muertos.

 

 

El presidente recibirá hoy a su equipo de expertos en Olivos para analizar desde una perspectiva científica una decisión política que prácticamente ya asumió, tras una larga reunión con los ministros Santiago Cafiero, Wado de Pedro, Matias Kulfas, Ginés González García, Martín Guzmán y los secretarios Vilma Ibarra, Cecilia Todesca y Juan Pablo Biondi.

Los científicos argentinos fueron citados para las 15 y media hora más tarde serán recibidos por Alberto Fernández en la Sala de Reuniones de Olivos. El Presidente no pasa un día sin chatear con este comité de expertos, y su consulta presencial apunta a ratificar la importancia que otorga a los consejos científicos que recibe desde el comienzo de la crisis sanitaria.

El comité recomendó continuar con la cuarentena obligatoria y Alberto Fernández aceptó esa estrategia cómo único método conocido para contener el avance mortal del virus que se despertó en China. Si no hay grandes cambios, causados por la acción implacable del coronavirus, los científicos avalan que el confinamiento continúe hasta el 26 de abril inclusive.

“Por lo que me explican, cuanto más dure la cuarentena, más plana será la curva. La cuarentena hace más lento el contagio. No sólo porque no hay contacto, sino también porque los asintomáticos dejan correr el ciclo del virus hasta inmunizarse, sin vincularse con los otros. Esa es la razón”, expresó Alberto Fernández.

Cuando concluya la reunión con los expertos, el jefe de estado anunciará la extensión de la cuarentena obligatoria hasta el 26 de abril.

Aún no se decidió el formato del anuncio, pero Alberto Fernández pretende que el 11 de abril se publique en el Boletín Oficial un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), explicitando en términos jurídicos todas las decisiones políticas, económicas y sociales que asumió tras una semana de consultas constantes con gobernadores, intendentes, legisladores, científicos y representantes de la CGT, la UIA y la CAC.

La toma de decisión presidencial respecto a la pandemia tiene una línea básica de razonamiento: hay que evitar el contacto social para aplacar los niveles voraces de contagio que tiene el coronavirus en su código genético.

Entonces, desde esta perspectiva, el DNU autorizando la “Fase III del confinamiento” incluirá muy poco de las sugerencias presentadas al gobierno por la Confederación General del Trabajo, la Unión Industrial Argentina y la Cámara Argentina de Comercio. Alberto Fernández se resiste a flexibilizar la cuarentena y no se movió un centímetro de su posición personal.

El Presidente tiene dos temores que lo acompañan todo el día: que el sistema de salud no soporte la embestida mortal del coronavirus y que la comida no alcance en los barrios más castigados del conurbano.

 

 

 

Deja un comentario