Hoy se cumplen 35 años de la vuelta a la democracia

El 10 de diciembre de 1983 fue el día en que Argentina volvió a tener un presidente constitucional, luego de una etapa oscura bajo la dictadura militar que había tomado el poder con el golpe de 1976.

 

 

Con la asunción de Raúl Alfonsín como presidente constitucional, la Argentina vivió un momento de fervor popular y de gran esperanza. En la provincia Adolfo Rodriguez Saá comenzaba su primer mandato y en nuestra localidad el primer intendente de la vuelta a la democracia fue el Arq. Antonio Lorenzo.

Roque Alba entrevistó en “La Mañana del Valle” por FM del Valle 91.5 Mhz., a “Toni” Lorenzo, que comenzó expresando lo siguiente: “Fue el inicio de una nueva etapa institucional en el país, había que reconstruir todo. En mi caso en particular fue el inicio de mi etapa política, eramos un grupo de jóvenes nóveles en la función pública, sumados a gente que ya había tenido experiencia democrática antes de aquella lúgubre dictadura”.

“Para la Toma fue un momento histórico muy especial, comenzó la era de la Intendencia Municipal con la apertura del Honorable Concejo Deliberante, de manera que fue una doble nueva experiencia, en lo ejecutivo y en lo legislativo, para la comunidad. En lo municipal tuvimos que implementar un nuevo organigrama funcional, implementando un área de gobierno, otra contable y el área de servicios públicos”, prosiguió Lorenzo.

“En aquel momento la provincia tenía 11 intendencias radicales, incluyendo la de San Luis capital y la de Villa Mercedes. Nosotros en La Toma entendimos que teníamos que generar una gestión adecuada para triangular desde nuestro lugar con las dos ciudades de mayor importancia en la provincia porque eramos la puerta de entrada al Valle del Conlara, ya que todavía funcionaba el ferrocarril y era el medio de transporte terrestre de mayor importancia”, dijo el ex-intendente y ex-diputado nacional.

“Fuera de la capital y Villa Mercedes, los habitantes de los pueblos del interior eramos mirados como ‘paisanos’, era una cuestión cultural que fue cambiando durante estos 35 años, lo que es muy positivo. Si bien la ciudad de San Luis y su conurbano hoy representan prácticamente el 50% de la población provincial y Villa Mercedes ha crecido notablemente, el interior ha tomado otra relevancia en la vida de la provincia”, apuntó Lorenzo.

Sobre aquella primera gestión municipal contó: “Tuvimos que prepararnos para lo que se venía, asumimos en un municipio con dos palas, dos picos y algún rastrillo, se avecinaba la promoción industrial, fue de gran importancia la activa participación de mucha gente motivada por ese 10 de diciembre. Arnaldo Posetto, el primer secretario de gobierno municipal, fue la mano derecha en ese momento; Luis Baracco, el gran responsable de obras públicas y el primer presidente del Concejo Deliberante, Raúl Acciaresi, cumplió un rol muy importante; con un concejo integrado por 10 personas y que a pesar de tener nosotros mayoría de 7 concejales, todo salió acordado y conciliado con la minoría porque así lo entendíamos institucionalmente”.

“¿Como fueron las sensaciones de la gente, como se vivieron esos momentos anteriores y posteriores a las asunciones de las nuevas autoridades democráticas en el país?”, pregunto Alba y Lorenzo respondió:  “El pueblo lo vivió con mucha expectativa, con mucha esperanza. Pero creo que hoy, todavía, el sistema democrático tiene muchas deudas con los argentinos. La sociedad y sobre todo los jóvenes tiene que entender que la política no es un cargo, sino un compromiso de servir a la comunidad, algo de lo que muchos no ‘quieren’ darse cuenta”.

“Una de las principales bondades de la democracia es la libertad de expresión, las redes sociales y estar más comunicados ayudan mucho a transparentar la gestión de los gobiernos. Las interpretaciones pueden ser diferentes pero la realidad es una, en ese escenario, y hoy a 35 años de la asunción de Raúl Alfonsín, el ‘padre de la democracia moderna’ de nuestro país, hay que reconocer que fue un presidente que gobernó con muchas dificultades, pero al finalizar su mandato expreso ‘hay cosas que no pudimos hacer, otras que no supimos hacer y cosas que no quisimos hacer’, como entregarse, doblegarse o traicionar los preceptos que lo llevaron a ser el primer mandatario argentino en el ’83”, finalizó Lorenzo.

 

 

 

Deja un comentario